30 de Diciembre del 2017 Putrada Ekadasi

When:
December 30, 2017 @ 10:07 pm
2017-12-30T22:07:00-01:00
2017-12-30T22:37:00-01:00
Cost:
Free

40cbac5975cf970cee9c9a47bc46d23a
Arjuna preguntó entonces: “Oh Señor, según Usted, ni miles de sacrificios Védicos se igualan al ayuno de Ekadasi. ¿Cómo puede ser esto?  ¿Cómo puede el Ekadasi ser el más meritorio de todos los días?”

“El Señor Sri Krishna contestó: “Yo te diré por qué  el Ekadasi es el más purificador de todos los días. En Satya-Yuga, vivía una vez un demonio increíblemente aterrador llamado Mura. Siempre muy enojado, él aterrorizaba a todos los semidioses, derrotando incluso a Indra, el rey del cielo; Vivasvan, el dios del sol; los ocho Vasus; el Señor Brahma; Vayu, el dios del viento; y Agni, el dios del fuego. Con su terrible poder, él los trajo bajo su control.

El Señor Indra entonces se acercó del Señor Shiva y dijo: “Todos hemos caído de nuestros planetas y ahora estamos vagando sin poder hacer nada en la tierra. Oh Señor, ¿cómo podemos encontrar el alivio de esta dolencia? ¿Cuál será el destino de nosotros, los semidioses?

“El Señor Shiva contestó”: Oh el mejor de los semidioses, vaya donde el Señor Vishnu, el piloto de Garuda, reside. Él es Jagannatha, el maestro de todos los universos y su protector también. Él se dedica a proteger a todas las almas rendidas a Él.”

El Señor Krishna continuó”: “Oh Arjuna, conquistador de la opulencia, después que el Señor Indra escuchó estas palabras del Señor Shiva, él se dirigió con todos los semidioses en el lugar donde el Señor Jagannatha, el Señor del universo, el protector de todas las almas, estaba descansando. Viendo que el Señor estaba durmiendo sobre el agua, los semidioses unieron sus palmas y liderados por Indra, recitaron las siguientes oraciones:

“Oh Suprema Personalidad de Dios, todas las reverencias sean para Usted. Oh Señor de señores, Oh Tú quien eres alabado por los todos los semidioses, Oh enemigo de todos los demonios, Oh Señor de ojos de loto, Oh Madhusudana (matador del demonio Madhu), por favor, protéjenos. Temiendo al demonio Mura, nosotros, los semidioses, venimos a tomar refugio en Usted. Oh Jagannatha, Tú eres el creador de todo. Tú eres la madre y el padre de todo el universo, Tú eres el creador, sustentador y destructor de todo. Tú eres el amparo supremo de todos los semidioses, y sólo Tú  puedes llevar la paz a ellos,  sólo Tú eres la tierra, el cielo, y en bienhechor universal.

“Tú eres Shiva, Brahma y también Vishnu, el mantenedor de los tres mundos. Tú eres los dioses del sol, de la luna y del fuego. Tú eres la mantequilla clarificada, la oblación, el fuego sagrado, los mantras, los rituales, los sacerdotes y el canto silencioso de japa. Tú eres el propio sacrificio, su patrocinador y el que disfruta de sus resultados, la Suprema Personalidad de Dios. Nadie dentro de estos tres mundos, ya sean muéveles o inmovibles, pueden existir independientemente de Ti. Oh Supremo Señor, Señor de señores, Tú eres el protector de todos aquellos que se refugian en Ti. Oh místico supremo, Oh protector de los temerosos, por favor, rescátanos y protéjenos. Nosotros, los semidioses, hemos sido derrotados por los demonios y hemos caído del reino celestial. Desprovistos de nuestras posiciones, Oh Señor del Universo, ahora estamos vagando en este planeta terrenal.”

“El Señor Krsna continuó”: “Habiendo escuchado que Indra y otros semidioses dijeron estas palabras, Sri Vishnu, la Suprema Personalidad de Dios, contestó: “¿Cuál demonio posee tal grandes poderes de la ilusión que ha sido capaz de derrotar a todos los semidioses? ¿Cuál es su nombre y donde vive? ¿Dónde él ha logrado su fuerza y protección? Cuéntame todo, Oh Indra, y no temas.”

El Señor Indra respondió: “Oh Suprema Personalidad de Dios, Oh Señor de señores, Oh Tú que derrotas el temor en el corazón de sus devotos puros. Oh Tú que eres tan amable a sus devotos fidedignos. Una vez había un poderoso demonio de la Dinastía Brahma cuyo nombre era Nadijangha. Él era extraordinariamente terrible y completamente dedicado a destruir los semidioses, y engendró un infame demonio llamado Mura.

“La ciudad de gran capital de Mura es Candravati. A partir de esta base, el terrible y poderoso demonio Mura ha conquistado el mundo entero y trajo todos los semidioses bajo su control, desviándolos de sus reinos celestiales. Él ha asumido el papel de Indra, el rey de lo cielo: Agni, el dios del fuego; Yama, el dios de la muerte; Vayu, el dios del viento; Isha o Señor Shiva; Soma, el dios de la luna; Nairrti, el señor de las direcciones; y Pasi o Varuna, el señor de las aguas. Él también empezó a emanar luz haciendo la función del dios del sol y también se ha convertido en nubes. Es imposible para los semidioses derrotarlo. Oh Señor Visnhu, por favor, mate este demonio y haga a los semidioses victoriosos.”

Al escuchar estas palabras de Indra, el Señor Janardana se puso muy enojado y dijo: “ Oh poderosos semidioses, todos ustedes juntos pueden avanzar ahora a la capital de la ciudad de Candravati.”  Llenos de valentá, los semidioses unidos marcharon a Chandravati con el Señor Hari liderando el camino.

Cuando Mura vio a los semidioses, este peor de los demonios empezó a rugir fuertemente en la compañía de miles y miles de otros demonios, los cuales estaban todos sosteniendo armas brillantes. Los demonios poderosamente armados  golpearon a los semidioses, los cuales comenzaron a abandonar el campo de batalla y huyendo en las diez direcciones. Viendo el Supremo Señor Hrsikesha, el maestro de los sentidos, presente en la batalla, los demonios furiosos fueron hacia Él con varias armas en sus manos. Mientras ellos se encargaban del Señor, que sostiene una espada, un disco y un mazo, Él inmediatamente traspaso todos sus miembros con Su afiladas y venenosas flechas de manera que cientos de demonios murieron en las manos del Señor.

Por fin, el demonio principal, Mura, empezó a luchar con el Señor. Mura usaba sus poderes místicos para inutilizar cualquiera de las armas que el Señor Supremo Hrsikesa desataba. De hecho, al demonio las armas le caían como flores. Cuando el Señor no podía vencer al demonio, ni mismo con varios tipos de armas – tantas las que lanzaba cuanto las que sostenía – Él comenzó a luchar a mano libre, las cuales eran tan fuertes con el hierro del mazo. El Señor lucho con Mura por mil años celestiales, y entonces aparentemente fatigado se fue para Badarikashrama. Allá, el Señor Yogeshava, el más gran de los yogis, el Señor del Universo, entró para descansar en una hermosa cueva llamada Himavati. Oh Dhananjaya, conquistador de la opulencia, esta cueva tenía noventa y seis millas de diámetro y solo una entrada. Yo me fui ahí por el temor y también para dormir. No hay duda de esto, Oh hijo de Pandu, pues la gran lucha me ha dejado muy cansado. El demonio Me siguió hacia la cueva y viéndome durmiendo, empezó a pensar: “Hoy yo mataré a este  asesino de todos los demonios, Hari”.

Mientras el malvado Mura hacía sus planes de esta manera, de Mi cuerpo se manifestó una joven cuya complexión era muy brillante. Oh hijo de Pandu, Mura vio que ella estaba equipada con varias armas brillantes y estaba listo para luchar. Desafiado por esta mujer a luchar, Mura se preparó y luego luchó con ella, pero se quedó muy asombrado al ver que ella luchaba con él sin cesar. Entonces el rey de los demonios dijo: “¿Quién ha creado esta temible muchacha enojada que está luchando conmigo tan poderosamente, como si un rayo estuviera cayendo sobre mí? Al decir esto, siguió luchando con la joven.

De repente, aquella diosa refulgente destrozó todas las armas de Mura y en un momento lo quitó de su carruaje. Él corrió hacia ella con sus manos libres, pero cuando ella lo vio acercándose, rabiosamente le cortó la cabeza. Entonces el demonio cayó de una vez al suelo y si fue para la morada de Yamaraja. El resto de los enemigos del Señor, por el temor e impotencia, se metieron en la subterránea región de Patala.

Luego el Señor Supremo se despertó y vio el demonio muerto delante de Él,  así como también la doncella inclinándose ante él con las manos juntas. Su rostro expresando Su asombro, el Señor del universo dijo: “¿Quién ha matado a este demonio brutal? Él fácilmente derrotó a  todos los semidioses, Gandharvas y hasta mismo el propio Indra, juntamente con los compañeros de Indra, los Maruts y también derrotó las Nagas (serpientes), los controladores de los planetas más bajos. Incluso me derrotó  a Mí,  haciéndome esconder en esta cueva por el temor. ¿Quién tan misericordiosamente me ha protegido después que me escape del campo de batalla y me viene a dormir en esta cueva?

La doncella dijo: “Yo maté este demonio después de haberme manifestado de Su cuerpo trascendental. En verdad, Oh Señor Hari, cuando él lo vio durmiendo, él quiso matarle. Comprendiendo la intención de esto perturbador de los tres mundos, yo maté a este bribón y liberé a todos los semidioses del temor. Yo soy Su gran maha-sakti, Su potencia interna, quien infunde  miedo en el corazón de todos Sus enemigos. Yo maté este demonio universalmente terrible para proteger los tres mundos. ¡Por favor, dígame por qué Usted está asombrado al ver que  este demonio está muerto, Oh Señor!

La Suprema Personalidad de Dios dijo: “Oh intachable, Yo estoy muy complacido de ver que usted mato este rey de los demonios. De esta manera usted ha dejado los semidioses felices, prósperos y llenos de bienaventuranza. Debido a que usted ha complacido a todos los semidioses en los tres mundos, Yo estoy muy complacido con usted. Pida cualquier cosa que desea, ¡Oh auspiciosa! Yo le otorgare sin ninguna duda, aunque que sea muy poco frecuente entre los semidioses”.

La doncella dijo: “Oh Señor, si Usted está complacido conmigo y desea concederme una bendición, entonces otórgueme el poder de liberar los pecados de todas las personas que ayunan en este día. Yo deseo que la mitad de los créditos piadosos obtenidos por una persona que ayuna se acumulen para el que come sólo en la noche (absteniéndose de los granos y frijoles), y que la mitad de este crédito piadoso sea ganado por el que come sólo al mediodía.

También pueda aquel que observa estrictamente un ayuno completo en el día de mi aparición, con los sentidos controlados, ir a la morada del Señor Vishnu por un billón de kalpas después de disfrutar de todos los tipos de placeres en este mundo. Esta es la bendición que deseo obtener por Su gracia, mi Señor. Oh Señor Janardana, ya sea que una persona observa un ayuno completo, coma sólo en la noche o coma sólo al mediodía, por favor, bendícela con una actitud religiosa, prosperidad y por fin la liberación”.

La Suprema Personalidad de Dios dijo: ¡Oh la mas auspiciosa dama, lo que usted desee está garantizado! Todos mis devotos en este mundo ciertamente ayunarán en su día y por lo tanto serán famosos en los tres mundos y finalmente llegarán y estarán conmigo  en Mi morada. Porque usted, Mi potencia trascendental, hizo su aparición en el undécimo día de la luna menguante, será llamada Ekadasi. Si una persona ayuna en Ekadasi, Yo quemaré sus pecados y le otorgaré Mi morada trascendental.

 

Leave a Reply