27 de Enero del 2018 Desaparición de Sri Ramanujacarya

When:
January 27, 2018 @ 5:11 pm
2018-01-27T17:11:00-01:00
2018-01-27T17:41:00-01:00
Cost:
Free

Después de dejar Yadava Prakasa, Ramanuja fue aconsejado por su madre tomar la dirección de Kancipurna, el Vaisnava no-brahmana cuya devoción fue sumamente reverenciada por Ramanuja. Kancipurna le aconsejó servir a la deidad de Visnu en el templo del Señor Varada, llevando todos los días agua al templo. Comenzó a servir a Kancipurna con gran devoción, y pronto fue aceptado como su discípulo. A pesar que Kancipurna era por nacimiento miembro de la casta sudra y Ramanujacarya era un brahmana, esto nunca influyó en su devoción por él. Aceptó a Kancipurna como su guru sin reservaciones. La esposa de Ramanujacarya, sin embargo, no podía tolerar que su esposo aceptara a un sudra como guru, e hizo cuanto pudo para disuadir a Ramanujacarya de dejar su compañía.

Yamunacarya en ese entonces estaba muy Viejo. Atormentado por la enfermedad, estaba a punto de abandonar este mundo cuando escuchó que  Ramanujacarya había dejado la escuela de Yadava Prakasa y había comenzado a servir al humilde Kancipurna, quien era conocido como un gran devoto de Visnu. Envió algunos discípulos a llamar a Ramanujacarya, quien al escuchar las noticias partió de inmediato hacia Sri Rangam, la sede de los Sri Vaisnavas, donde Yamunacarya estaba agonizando. Pero cuando llegó al lado de Yamunacarya ya era muy tarde. El maestro había dejado este mundo, entrando en Vaikuntha y en el servicio eterno de Sri Visnu.

Ramanujacarya notó que tres dedos de la mano derecha del maestro se habían cerrado. Entonces, preguntó a los discípulos de Yamunacarya si él solía sostener su mano de esa forma y ellos contestaron que eso era muy inusual. Sripad Ramanuja pudo comprender que este inusual gesto de los tres dedos empuñados representaba los tres deseos incumplidos de Yamunacarya. A continuación se comprometió a cumplir esos tres deseos. Prometió enseñar a la gente en general la religión de la rendición a Visnu, entrenándolos en los cinco samskaras o procesos purificadores. Al hacerlo uno de los tres dedos de Yamunacarya se relajó. Ramanujacarya luego se comprometió a formular observaciones sobres los himnos de los Alwars, los santos del Sur de India, y con esto el segundo dedo se relajó. Finalmente Ramanujacarya prometió escribir un comentario académico sobre los Vedanta-sutras exponiendo los principios del Sri Vaisnavismo como la última verdad de los Vedas. Con esto el último dedo se relajó. Una mirada de paz espiritual cubrió el rostro de loto del divino maestro de Ramanujacarya, Sri Yamunacarya, como si dijera ahora si me puedo ir en paz, sabiendo que su misión estaba en buenas manos.

A sus regreso a Kancipurna, Ramanujacarya gradualmente se volvió completamente desinteresado de su vida familiar, de su Hermosa esposa y su hogar, y se absorbió profundamente en el servicio de su guru Kancipurna con quien comenzó a pasar más tiempo. Debido a que Ramanujacarya pasaba más tiempo en el templo, su esposa se entristeció al ver que su esposo la ignoraba. Se sintió humillada al ser descuidada  por servir a un sudra de bajo nacimiento.

 Un día, Ramanujacarya invitó a Kancipurna a almorzar, pensando que al hacerlo podría tomar los remanentes del prasada de su guru y ser bendecido. Kancipurna, muy humildemente llegó temprano, antes que Ramanuja regresara a casa. Kanipurna explicó a la esposa de Ramanuja, Kambalaksa que tenía que hacer servicio en el templo y por eso no podría quedarse mucho tiempo. Por lo tanto, Kambalaksa le dió de comer y lo despidió rápidamente. Después que Kancipurna se había ido, tomó una vara larga y cuidadosamente recogió la hoja de banana en la cual había comido, a fin de no tocar con las manos lo que ella consideraba contaminado por un intocable. Después de ordenar a su sirvienta limpiar la habitación cuidadosamente, se bañó con el fin de purificarse. Cuando Ramanuja regresó y escuchó del insulto a su guru, se enfadó.

Otro día mientras sacaba agua del pozo, la esposa de Ramanujacarya se encontró con la esposa de su guru, Kancipurna. Cuando el agua de sus cántaros se mezcló accidentalmente, la esposa de Ramanujacarya maldijo a la esposa de Kancipurna, pensando que su cántaro se había contaminado con el agua de alguien sin casta. Cuando Ramanujacarya llegó a saber sobre su insulto, se enfureció y envió a su esposa a casa de sus padres y se retiró a tomar sannyasa.

Después de dejar el hogar, fue al templo de Varadraja a ver a su amada deidad de Visnu a la cual había servido por un largo tiempo. Después de obtener una tela de color azafrán y la parafernalia necesaria de una orden renunciante,  aceptó el triple baston (tridanda) de un Vaisnava sannyasi, que simboliza la entrega total de la mente, cuerpo y palabra a Visnu. Con esto, fue conocido como un Yatiraja, “el rey de la orden renunciante.”

Poco después de tomar sannyasa, Ramanujacarya estableció su propio monasterio o asrama, donde comenzó a entrenar discípulos en su interpretación sistemática Vaisnava del Vedanta así como en el camino de la devoción a Visnu. Su asrama fue establecido cerca del templo en Kanci. Su primer discípulo fue el hijo de su hermana mayor, su sobrino Mudali andan, también conocido como Dasarathi. Su segundo discípulo fue un sabio y rico  brahmana llamado Kurattalvan, también conocido como Kuresa, quien fue reconocido por su memoria fotográfica.

Un día, la madre de Yadava Prakasa vio a Ramanujacarya enseñando a sus discípulos y se impresionó por sus santas cualidades. Ella era una gran devota de Visnu y estaba aflijida de que su hijo, Yadava Prakasa, se hubiera vuelto un seguidor del monismo impersonalista de Sankaracarya. Ella animó a Yadava Prakasa a visitar a Ramanujacarya. Esa noche Yadava Prakasa tuvo un sueño en el cual una voz divina le dio instrucciones de convertirse en un discípulo de  Ramanujacarya. Al día siguiente, al visitar a Ramanujacarya, Yadava Prakasa lo encontró vistiendo la ropa de un Vaisnava. Le preguntó, “¿Por qué has rechazado la escuela de Sankaracarya? ¿Por qué has adoptado esta vestimenta de Vaisnava? ¿Dónde  es esto sancionado en las escrituras? ¿Puedes mostrar alguna evidencia en las escrituras que apoye tu comportamiento?”

Con esto, Ramanujacarya instruyó a su principal discípulo, Kuresa, iluminar a Yadava Prakasa con la evidencia en las escrituras que soporta la vestimenta de un Vaisnava.

 

Leave a Reply