21 de Diciembre del 2017 Desaparición de Srila Jiva Gosvami

When:
December 21, 2017 @ 10:04 pm
2017-12-21T22:04:00-01:00
2017-12-21T22:34:00-01:00
Cost:
Free

En el año de 1533, en el duodécimo día de la luna creciente del mes de Bhadra, nació Srila Jiva Gosvami. En la casa de los hermanos Sanatana, Rupa y Vallabha no faltaba nada, y allí  en ese rico hogar, el niño Jiva creció.

Cierto día,  cuando Sri Caitanya vino a Ramakeli. Jiva Gosvami  aún  era un bebé, entonces, al ver al hermoso niño, el Gran   Maestro  misericordiosamente le puso el polvo de Sus pies sobre su pequeña cabeza. A pesar de ser apenas un bebe, Jiva Gosvami nunca olvidó la bella forma del Señor, en la cual meditó mientras crecía, comía, dormía, jugaba, y soñaba.

La niñez de Jiva Gosvami

En el Bhakti- Ratna- Kara se describe que la niñez de Jiva Gosvami  fue muy particular, puesto que a Él no le gustaba pasar el tiempo con juegos de niños.  A su muy temprana edad, hacía murtis del Señor Krsna y Su hermano Balarama y las adoraba con toda reverencia. Ellas eran sus juguetes,  cuando estaba solo, les cocinaba y les servía de diferentes maneras. En las noches, llevaba a sus deidades para su cama y  dormía abrazado con ellas. Los padres de Jiva Gosvami se sentían confusos, porque no veían diferencias entre Jiva y las deidades.

Complacidos con la adoración de Jiva, Krsna y Balarama le otorgaron su darshan  apareciendo ante él en sus  sueños. En verdad, después de aparecer en esas divinas formas, Ellos se manifestaron nuevamente como Sri Caitanya y Sri Nityananda. Extasiado con semejante visión, Jiva   cayó a los pies de Sus  maestros.

Sri Caitanya le encargó a Nityananda cuidar a Jiva

Dándoles Sus bendiciones, los dos Señores tocaron con Sus pies de loto la cabeza de Jiva y lo abrazaron afectuosamente. Entonces el Gran Maestro Sri Caitanya le encargó a Nityananda  que cuidara a Jiva. Mientras  Jiva se postraba  a los pies de Nityananda, la visión desapareció  y Jiva Gosvami regresó de nuevo a su sueño.

Más tarde,  desesperado, decidió irse a Vrndavana para hacer de esos  dos Señores la razón de Su vida. Sus tíos ya habían abandonado la vida familiar para entregarse al Señor Caitanya, y ahora era Él quien también se entregaría.

Llevando apenas un sirviente, Jiva Gosvami salió de Fateyabad provocando un profundo éxtasis en todas las ciudades por donde pasaba. La gente pensaba: “¿Quién será ese? ¿Será un príncipe? ¡Que bello es!” La gente se sentía tan atraída que querían recibir iniciación de Él. Pero Él no les hacía caso y seguía su viaje. Jiva Gosvami se  había vuelto un gran erudito en la gramática, pero aún estando muy ocupado en Sus estudios, nunca se olvidaba de  Sus Señores.

Él era sobrino de los hermanos Rupa, Sanatana y Anupama

Cuando Jiva Gosvami llegó a Navadvipa, se enamoró de la ciudad. En una ocasión mientras deambulaba por las calles, se encontró con algunos vaisnavas, quienes le reconocieron de inmediato, puesto que Él era sobrino de los hermanos Rupa, Sanatana y Anupama. Esos devotos lo llevaron a la casa de Srivasa Pandita, donde El Señor Nityananda estaba sentado con Sus devotos.

El encuentro de Jiva Gosvami con Sri Nityananda fue inolvidable. Jiva Gosvami lloraba incesantemente mientras caía a los pies del Señor. Entonces,  Nityananda colocó Sus pies sobre la cabeza de Jiva, quien decía: “He venido desde Kardadaha simplemente para encontrarme contigo”

Abrazo afectuoso

Al escuchar estas palabras, el Señor Nityananda levantó a Jiva Gosvami y lo abrazó con gran afecto. Pidiendo que Sus devotos cuidaran bien de Él. Posteriormente, Sri Nityananda lo mantuvo en Navadvipa por algunos días.

Nityananda le preguntó a Jiva: “¿Cuándo irás a Vrndavana?”

A lo que Jiva contestó: “Muy pronto tendré que seguir esas instrucciones e irme a vivir con mis familiares en Vrndavana, pero antes me gustaría aclarar algunas dudas contigo”.

De esa manera, se iniciaron  extensas conversaciones que  revelaron la dulzura del Gaura Lila.

Las más sublimes revelaciones

Sri Jiva Gosvami preguntó a Sri Nityananda: “dices que Navadvipa y Vrndavana no son diferentes, entonces, ¿por qué debo hacer el esfuerzo de irme a Vrndavana? En ese momento, comenzaron a descender en los labios de Sri Nityananda las más sublimes revelaciones acerca de las glorias de Navadvipa. Esos elevados temas han sido ampliamente descritos en el Navadvipa Mahatmya de Srila Bhaktinoda Thakura. Después de esa conversación con el Señor Nityananda, Srila Jiva Gosvami cayó en un profundo éxtasis, rodando por el suelo y adorando la sagrada tierra de Navadvipa.

Después de este acontecimiento, listo para continuar su viaje a hacia Vrndavana Dhama, Jiva Gosvami se despidió de los devotos vaisnavas, quienes dependían completamente de los pies de loto del Señor Nityananda.

Jiva Gosvami rodó  por el piso

Antes de partir, Jiva Gosvami pidió permiso a Nityananda para visitar a madre Saci. Luego de Su petición, mientras permanecían en la casa del Gran Maestro, Jiva Gosvami rodó  por el piso, lleno de éxtasis. Los devotos cantaban jubilosos y Jiva percibió la presencia de madre Saci, quien estaba sentada en la varanda. Ella estaba vestida con un refulgente sari blanco, en olvido de sí misma y en recuerdo de Su  Nimai. Ella se encontraba  meditando con Sus ojos cerrados. Cuando se dio cuenta de que Sri Nityananda estaba allí presente, llamó a Isana para lavar Sus  pies.

Nityananda entonces le presentó  a Jiva Gosvami, y ella amorosamente les sirvió prasadam a ambos. Ella también le dio las bendiciones para Su viaje a Vrndavana y le dejó tomar el polvo de Sus pies.

De esa manera, cantando el Santo nombre de Gauranga, Jiva Gosvami atravesó el sagrado Río Ganges saliendo así de Navadvipa.

Siguiendo las órdenes de Nityananda Prabhu, estuvo en Varanasi – Benares – donde estudió con un discípulo de Sarvabhauma Bhattacarya las conclusiones del Vedanta, presentadas en el Srimad Bhagavatam.

Srila Jiva Gosvami llenó el mundo con poéticas literaturas

En el camino hacia Vrndavana, una noche, Jiva Gosvami tuvo un sueño donde el Gran Maestro se le apareció y le instruyó para que permaneciera en Vrndavana con sus tíos, y escribiera acerca de los pasatiempos de Radha y Krsna. Al despertar, Jiva Gosvami apresuró el  paso y así llegó  a Sri Vrndavana Dhama.

Al llegar a Vrndavana fue recibido por Rupa, quien le dio iniciación en el mantra y le ocupó en el servicio de Sri Sri Radha Damodara. Jiva Gosvami, también traía agua para el baño de los gosvamis, limpiaba el  Ashram, cocinaba, masajeaba la cabeza de los Gosvamis y hacía correcciones a los manuscritos.

Junto con Sus tíos Rupa y Sanatana y los otros gosvamis de Vrndavana, Srila Jiva Gosvami llenó el mundo con poéticas literaturas, las cuales describen los más dulces, íntimos, y confidenciales pasatiempos del Señor y Sus devotos.

Muchos devotos estuvieron bajo sus cuidados, y después de un tiempo ese grupo de devotos fue enviado por Él a Bengala para esparcir esas  divinas  enseñanzas. Entre ellos estaban: Narottama Das Thakura, Srinivasa Prabhu y Syamananda.

Leave a Reply